viernes, 11 de junio de 2010

.Las mariposas del Señor Gris.

El cuento “Las mariposas del Señor Gris” pag. 51 del libro La Vida y el Universo de David Aljanati, Colihue, 1992.


Las mariposas del señor gris


...siempre el mismo camino. Todas las mañanas, tempranito a las 6.00, un beso a Leticia y dale que te dale por la senda que cruza el bosque.

A las 7:30 fichar tarjeta y a laburar

A las 16:00 vuelta a casa, el mismo bosque , la misma huella, beso a Leticia y a mirar un poco de tv hasta la hora de cenar. Será por eso que dejaron de llamarme Ernesto y ahora me llaman Gris.

Muchos me dicen por que no me mudo al pueblo: que queda mas cerca del laburo, que el cine esta a la vuelta, bla... bla... bla... ¡El pueblo! Yo nací en “las afueras”, en esta misma casita y me acostumbre al gallinero, a sembrar maíz y todo eso.

Correteaba tanto por el bosque que llegue a conocerlo mejor que a la palma de mi mano. ¡No! ¡A mi nadie me mueve de acá!

Claro, después me case, vinieron los chicos, la chacrita ya no daba ni para morfar y tuve que ir a laburar a la fabrica.

Me acuerdo como si fuera hoy. La fabrica, nuevecita, racien pintada, con sus altas chimeneas que eran de ladrillo rojo y ahora... ¡mírenla! toda gris u herrumbrada...como yo.

A mi me gusta caminar por el bosque. Y mas en esta época del año, por que se llena de mariposas.

No son como las de antes pero, ¡mariposas al fin!

Porque las de antes eran... que se yo, mas blancas, hasta parecían mas grandes. Hablo de la época en que me llamaban Ernesto. Y no había fabricas, ni tampoco existía la gran usina, con sus altas chimeneas que día y noche lanzan columnas de humo a un cielo cada vez mas pálido.

Saben, tengo una colección de hermosas mariposas. Todas muy bien guardadas desde hace ya casi 50 años.

Empece a coleccionar a los 10 u 11 años. Las cazábamos con las redes muy finas que hacíamos con las medias de seda de mi vieja. Poníamos tanto cuidado para no estropear sus alas que parecía que estuviéramos agarrando pompas de jabón.

Todavía los fines de semana voy con mi nieta, Lucia, a cazarlas. Es como una tradición familiar. ¿Qué curioso no? En estos cincuenta años las mariposas fueron cambiando poco a poco. Es como si el humo las fuera manchando. ¡Bah! Eso digo yo aunque Ricardito, mi hijo mayor, me dio una larga explicación.

¡Es un bocho este Ricardito! Ya no vive con nosotros. Trabaja en la Universidad. ¡Quien lo diría!

Investiga sobre genética el pibe. Yo no se bien de que se trata pero parece que es muy importante.

Pero ¿ saben por que les cuento todo esto a ustedes? Porque Ricardo me pido la colección de mariposas para estudiar en la facultad. Y a mi me entristece un poco desprenderme de elle.

No puedo negársela, por supuesto. ¡Mi inocente colección de mariposas tiene valor científico! Aunque ustedes no me crean.

El, Ricardo digo, tiene toda una teoría sobre este asunto del los cambios de las mariposas.

Dice que cuando yo era Ernesto las mariposas de este bosque eran blancas como la nieve. ¡Mi colección lo demuestra!.

A veces, una que otra salía pardita y ¡zas! un pajarito daba cuenta de ella fácilmente o nosotros las cazábamos como a un bicho raro. Ahora lo recuerdo, era como tener la figurita mas difícil.

Su hermoso cuerpo marrón se distinguía perfectamente sobre la clara corteza de los arboles. En cambio a las blancas era jodido verlas. Si, había que tener vista de águila para darse cuenta de que estaban quietecitas sobre el tronco. Modestamente, eran mi especialidad. Pero parditas había pocas por aquí, y así fue por mucho tiempo. Hasta que las industrias fueron poniendo todo gris, hasta a los hombres. Los arboles se fueron oscureciendo con el hollín que se pegaba a sus troncos. Eso dice el Ricardo, porque lo que es yo, ni cuenta me di. Año tras año había mas parditas. Ya eran figurita repetida.

Si se fijan con atención en mi colección se ve claramente todo esto. Y bueno, pasaron los años y cada vez era mas fácil venir con la red llena de mariposas oscuras y de vez en cuando una blanquita que para mi traían en sus alas recuerdos de juventud.

¡Adivinaron! Ahora la viste de águila había que tenerla para cazar a las pardas, tanto se confundían con la corteza sucia de los arboles. Mi nieta es especial `para eso. Yo ya veo poco. Soy especialista en cazar blancas, como antes.

Parece que con los años me hice un poco pájaro.

Pero mejor me voy embalando la colección porque ahí llego Ricardito y yo no quiero que me vea tan bajoneado por una simple colección de mariposas.

-¡Viejooo!. ya llegue, ¿esta lista la colección?

- Si Ricardo, todo esta listo. Hijo, se sacas el Oscar acordate de cuanto ayudo la manía de tu viejo.

- El Nobel papa, el Nobel. Si hasta tengo pensada la dedicatoria. Ya la estoy viendo en letras de molde:



A MI PADRE ERNESTO GRIS

POR SU ABNEGADO TRABAJO DE CAMPO.

SU HIJO.

DOCTOR RICARDO GRIS

Y dale con las mariposas

Vamos a ensayar algunas posibles teorías que experimentan explicar el cambio en el color de las mariposas de Don Ernesto:

Una que surge de inmediatamente es la propuesta del mismo Don Ernesto. El creía que las mariposas se “teñían” con el hollín. A esta “teoría no podemos considerarla como científica porque surge de una observación incorrecta. Además la simple operación de “lavado” sería suficiente para descartarla. ¡Y así lo hacemos!

Veamos otras:

¿Cuál sería la explicación que nos daría un LAMARCKIANO?

Probablemente nos explicaría que el cambio en el color de las mariposas se produjo porque el ambiente influyó en forma directa sobre el gen que determina el color . según esta visión, la presencia de humo y hollín en el aire generó el cambio de color en algunas mariposas que adquirieron así un nuevo carácter. Este nuevo carácter era mas adaptativo que el anterior porque el ambiente de alguna manera influye sobre los organismos produciendo cambios que les confieren mejores posibilidades de vivir en él.

Esto significaría que el ambiente dirige activamente la evolución induciendo cada vez mas cambios adaptativos en los organismos.

¿y un CREACIONISTA?

Ponerse en la posición que tomaría un creacionista tradicional para explicar este cambio es bastante difícil. El creacionismo se ha postulado en contra de la teoría de la evolución basándose en baches y debilidades que está sin duda tiene pero no puede proponer ningún otro mecanismo natural para explicar la diversidad de las formas vivientes.

Dificilmente podría explicarnos el cambio en el color de las mariposas del señor gris. Algunos creeyentes aceptan que la evolución existe y que la selección natural es el mecanismo por el cual probablemente se produce. Esta aceptación la hacen sin resignar su creencia de la existencia de un creador de todo lo existente, al menos en el principio de los tiempos. Esta posición es mucho más coherente y respetable porque separa los dominios de la fé de los de la ciencia y no pretende presentar como científicas teoría que desde ese punto de vista son insostenibles.

Como dijera el Papa Juan Pablo II en el discurso pronunciado ante la Academia Pontifícia de Ciencias en Octubre de 1981:

“ Cualquier otra enseñanza sobre el origen y formación del Universo es ajena a las intenciones de la Biblia que no desea enseñar como se hizo el cielo sino cómo se va al cielo”

(En este caso se aplica eso de que no hay que ser mas papista que el papa)

Y Ricardito ¿qué nos diría?

El hijo de Don Ernesto es EVOLUCIONISTA y sostiene que hace por lo menos 50 años, el conjunto del as mariposas del bosque cercano a la casa paterna eran en su mayoría blancas. Esta color les era muy útil, ya que les permitía camuflarse perfectamente en la clara corteza de los árboles y dificultar así el ser cazada por distintos predadores, entre los que se encontraba su padre.

El color blanco era una característica genética de las mariposas. Esto quiere decir que la información necesaria para ese color estaba contenida en los genes de la especie, lo cual significa que era transmitida de padres a hijos asegurando así la continuidad del carácter blanco para el color de las alas.

Según Ricardito, en algún momento que él ubicaba mucho antes que se desatara la “manía” cazadora de su padre, se habría modificado la información del gen responsable del color en alguna o algunas pocas mariposas. Las causas determinantes de dichas modificaciones en la constitución química de los genes aún no se lograron desentrañar y por eso se dicen que no son causales. La nueva información contenida en los genes determinaba, por cuestiones de azar, que el color de las alas de las mariposas fuera mas oscuro que el blanco original.

Pero...¿Cómo se produce el cambio de color por una pequeña alteración en el ADN dirige la síntesis (fabricación si lo prefieren) de infinidad de sustancias. Entre ellas la de aquellas responsables de que los seres vivos posean tal o cual color, sin excluir el color de nuestra propia piel, ojos, cabellos, etc..

En este caso, un cambio en la molécula de ADN (mutación) significará una alteración química en la sustancia (llamada melanina) que da color a las alas de las mariposas.

Como esta nueva información afectó a óvulos y espermatozoides de las mariposas en cuestión, pudo ser transmitida a su descendencia, de suerte tal que desde allí en adelante, algunas mariposas nacerían parditas entre multitud de compañeras blancas. La cantidad de pardas se mantuvo baja por largo tiempo porque las pobres se destacaban sobre los troncos claros de los árboles y eran cazadas fácilmente.

Con la introducción de la industria lentamente se fue modificando el ambiente. El hollín y el humo ensuciarán la corteza de los árboles, y estos se fueron oscureciendo.

En este nuevo ambiente las mariposas pardas tenían mayor probabilidad de sobrevivir y dejar descendencia que las paliduchas.

Cada vez más mariposas blancas caían en redes y picos de sus predadores y cada vez más las oscuras zafaban, de suerte tal que en la población de mariposas el color oscuro se fue haciendo más y más común.

Las mariposas oscuras tenían más “éxito evolutivo” en el nuevo ambiente. El cambio de coloración le permitió a esta población adaptarse a este ambiente y en ese sentido se dice que evolucionó. En síntesis, según la teoría que sostiene que el proceso de evolución se produce por el mecanismo de la selección natural, lo ocurrido fue que:

El cambio en el color se produjo por causas que no tienen que ver con cambios en el ambiente, sino que son independientes de él y de toda otra causa conocida o previsible.

El cambio en el color se produjo por causas que no tienen que ver con cambios en el ambiente, sino que son independientes de él y de toda otra causa conocida o previsible.

El cambio se produjo al azar y determinó la existencia de más de un color en la población de mariposas.

En el momento en que se produjo dicho cambio, el nuevo carácter estaba en desventaja adaptativa respecto del original. Por lo tanto era seleccionado negativamente por el ambiente y sólo unas pocas mariposas que lo portaban llegaban a reproducirse. De esta manera su número en la población se mantenía bajo.

Al producirse un cambio en las condiciones ambientales, el nuevo carácter empezó a ser seleccionado positivamente y lentamente comenzó a imponerse sobre el color original. Podemos explicar así la aparición de una nueva variedad en las mariposas aunque en el caso que se describe, el proceso de diferenciación no haya sido tan profundo como para construir una nueva especie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada